Teleformación

Podemos entender por teleformación aquel proceso de aprendizaje que facilita al alumno el acceso a materiales y el seguimiento remoto de eventos formativos, con independencia de su situación geográfica, mediante la utilización de distintos soportes telemáticos.

Telefromación
Teleformación

En la actualidad existen dos modelos básicos de teleformación:

El primero de ellos trata de reproducir el modelo de formación a distancia tradicional aprovechando la ventaja de Internet como medio de transmisión de información y las posibilidades de actualización del mismo.

El segundo modelo se centra en todas las posibilidades de interacción que permite Internet y trata de poner el énfasis en las actividades de tipo colaborativo (interacción alumno-profesor o alumno-alumno).

Los elementos esenciales en un modelo de teleformación son:

  • El alumno:

La teleformación tiene el inconveniente de exigir un mayor nivel de implicación al alumno, por ello suele ofrecer mejores resultados en formación de adultos y cursos de corta duración.

  • El formador:

Se exige un buen conocimiento de Internet y dado que se mueve en un entorno rico en información debe jugar un papel de facilitador para el acceso a esos recursos de información.

  • La plataforma de Teleformación:

Es la aplicación que da soporte a la actividad formativa, al tiempo que realiza las funciones de seguimiento de cada uno de los participantes.

  • Los materiales formativos:

La tendencia es que sean unos materiales específicos, con contenido multimedia lo que puede favorecer el proceso de aprendizaje, ya que el simple texto presenta desventajas frente a una versión en papel.

Ventajas :

Las ventajas de la teleformación podrían resumirse en los siguientes aspectos:

1.-Mayor efectividad en los costes

  • Educar a más gente, más a menudo.
  • Reducción de los gastos de viajes.
  • Flexibilidad para incluir estudiantes cuando esto sea necesario, sin ningún gasto asociado.

2..-Mayor impacto

  • Conocimiento Just ln-Time.
  • Aprendizaje en el puesto de trabajo o en casa.
  • Programas y material interactivo.

3.-Mayor flexibilidad

  • Sin desplazamientos.
  • Al eliminarse (en determinados casos) la necesidad de ajustarse a un horario.
  • Al permitir balancear la carga de trabajo.

4.-Mayor calidad

  • Más posibilidades de elección.
  • Oportunidades de interacción entre profesor-alumnos y alumno-alumno.
  • Acceso a expertos remotos.

Claves de la teleformación

El éxito de cualquier programa de teleformación no depende sólo de la tecnología utilizada, aun cuando también sea importante.

Lo que verdaderamente definirá su nivel de calidad será:

  • la capacidad de presentar una adecuada metodología
  • un correcto seguimiento del proceso formativo
  • un aprovechamiento óptimo de las oportunidades de personalización y adaptación a las necesidades particulares de los participantes en un curso
  • el establecimiento de vías de comunicación y colaboración dentro del aula virtual.

En definitiva, una óptima integración de múltiples recursos que facilitarán el intercambio del conocimiento entre los participantes.

Si estás interesado en teleformación consulta nuestra oferta formativa.

Deja un comentario